Latest Solidarity Issue

Solidaridad mundial


El tratado comercial propuesto con Colombia no detendrá los asesinatos de activistas sindicales

Los asesinatos, las golpizas y el secuestro de activistas sindicales son lugar común en esa nación sudamericana. De hecho, es el lugar más peligroso del mundo para sindicalistas.

Es por eso que la UAW y otras organizaciones sindicales se oponen vigorosamente a un acuerdo comercial con esa nación. El acuerdo propuesto no va lo suficientemente lejos como para contener el derramamiento de sangre de quienes defienden los derechos de los trabajadores.

“No podemos tener conciencia y apoyar un tratado comercial que deja a los activistas sindicales como blanco fácil para los grupos de combate antisindicalistas  ayudados por el gobierno que utilizan la fuerza, las amenazas, la intimidación e incluso el asesinato para hacer callar a los trabajadores —manifestó el presidente de la UAW, Bob King—. Este acuerdo no hace que el gobierno colombiano rinda cuentas ni da la confianza a los activistas sindicales para que puedan hablar libremente y sindicalizar a los trabajadores sin miedo de quedar señalados como próximos blancos”.

King expresó que está enormemente agradecido con la administración de Obama por  haber presionado agresivamente para lograr progresos significativos en el Tratado de Libre Comercio Colombiano original propuesto por Bush, pero sintió que la falta de cambios legislativos para apoyar el derecho de los trabajadores a sindicalizarse y la falta de rendimiento de cuentas de todos los asesinos de dirigentes sindicales exigía que la UAW y otras uniones sindicales se opusieran vigorosamente al acuerdo.

En junio, la Confederación Sindical Internacional (CSI), publicó su Encuesta Anual sobre Derechos Sindicales, donde se confirmó que Colombia conserva el lugar número 1 en la lista de los lugares más peligrosos para los activistas sindicales:

  • 49 personas fueron asesinadas por sus actividades sindicales: más del resto del mundo combinado.
  • Además, 75 individuos recibieron amenazas de muerte creíbles.
  • Por lo menos 2500 sindicalistas fueron arrestados y miles más despedidos de sus empleos solamente debido a su afiliación a un sindicato.

La aprobación del acuerdo debilitaría la presión sobre el gobierno colombiano para que proteja los derechos humanos de los trabajadores, dijo King.

“El gobierno colombiano ha sido cómplice sin ambigüedades en la explotación laboral y contra los derechos humanos, y la firma del TLC sería un insulto a los trabajadores de todas partes del mundo, y a los principios básicos de libertad y justicia”, añadió.

 

Los trabajadores turcos logran un acuerdo con UPS

En otras noticias sobre sindicatos en el mundo, hay prueba de que la solidaridad mundial funciona: el año pasado, la UAW se afilió a la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte para apoyar a los trabajadores de Turquía que estaban tratando de organizarse sindicalmente en United Parcel Service (UPS) y en las filiales de esta empresa en el país.

En enero, UPS fue forzada a contratar a 163 trabajadores que habían sido despedidos por sus actividades sindicales. En agosto, los 3000 trabajadores alcanzaron por primera vez en sus vidas un contrato colectivo de trabajo con UPS.

“Éste es un sólido triunfo para los trabajadores de una corporación empresarial que trató de maltratar a los empleados que no estuvieran basados en el país donde la empresa tiene su sede”, indicó el secretario tesorero de la UAW, Dennis Williams, quien dirige el Departamento de Acción Transnacional y Aventuras Conjuntas del sindicato. “Esto fue un esfuerzo de solidaridad global que aportó grandes frutos para los trabajadores y un ejemplo elemental a seguir sobre cómo el apoyo a los trabajadores en otros países conduce a la justicia económica y social”. 

 

Los trabajadores de Verizon quieren saber:

¿“Me puedes oír ahora”?


Los trabajadores de Verizon se fueron a huelga el 7 de agosto, después de que las pláticas se centraron en varios asuntos. Pero ambas partes regresaron a la mesa de negociaciones el 22 de agosto, y al cierre de esta edición, las pláticas continuaban

Los 45 mil huelguistas de Verizon Communications regresaron a trabajar a la media noche del 22 de agosto, luego de que la empresa aceptó reestructurar cómo procederán las negociaciones, incluyendo un enfoque más concentrado en los asuntos que tiene que tratar con los sindicatos.

Los trabajadores del sindicato de comunicaciones Communications Workers of America (CWA) y del sindicato internacional de trabajadores eléctricos International Brotherhood of Electrical Workers (IBEW) se fueron a huelga el 7 de agosto, después de que las pláticas se centraron sobre atención médica, sueldos y pensiones.

La organización CWA representa a cerca de 35 mil trabajadores de Verizon, y la IBEW, a 10 mil. Las negociaciones habían comenzado el 22 de julio, y aún para el 1º de agosto ambas partes parecían tener confianza en que se lograría un acuerdo sin la interrupción de una huelga. Pero las conversaciones fallaron cuando la compañía exigió más y más concesiones.

Los dos sindicatos emitieron una declaración conjunta: “Los afiliados a CWA y a IBEW están preparados para regresar al trabajo cuando la gerencia demuestre voluntad de empezar negociaciones seriamente por un contrato justo. Si no, los afiliados a CWA e IBEW y sus partidarios continuarán la lucha”.

Según la propuesta de la compañía respecto a un nuevo plan de atención médica, los trabajadores de Verizon tendrían que hacer una contribución anual de entre $1300.00 a $3000.00 para cobertura familiar. Además, la empresa congelaría las contribuciones a las pensiones de los empleados actuales, eliminaría las pensiones tradicionales para los empleados por venir, limitaría a 5 al año los días por enfermedad y eliminaría todas las disposiciones sobre estabilidad del empleo.

La gerencia de Verizon alega que el texto del contrato actual ha perdido su vigencia y que les impide seguir siendo competitivos: incluso aunque anunciaron que sus ingresos anuales serán de $108 mil millones para el 2011 y sus ganancias netas anuales, de $6 mil millones. Verizon Wireless, el sector de Verizon que en su mayoría no tiene sindicato, pagó hace poco a su empresa socia y a Vodaphone un dividendo de $10 mil millones. Lo que resulta todavía más insultante para los trabajadores es que los cinco principales ejecutivos de Verizon recibieron una compensación de $258 millones en los últimos cuatro años.

La última vez que los trabajadores de Verizon se fueron a huelga fue en 2000, cuando 86 mil empleados marcharon fuera del trabajo y quedaron fuera durante dos semanas. Los afiliados a la UAW entraron en acción  para ayudar a los huelguistas de Verizon, haciendo líneas de protesta en tiendas por todas partes del país. Los agremiados se han comprometido a dar su apoyo continuo si no se llega a un acuerdo.

Gwynne Marie Cobb

 

La CWA redobla esfuerzos por sindicalizar a los trabajadores de T-Mobile

La fusión podría crear cerca de 100 mil empleos


Los Estados Unidos, que alguna vez fueron considerados líderes en la industria, han caído al 15avo. lugar de la lista de transmisoras de Internet y en el 25avo. lugar en rapidez de conexiones: en promedio, más lentos que las de Rumanía.

Con la unión sindical de Trabajadores de Comunicaciones de América (Communications of America Workers, CWA), que dio su respaldo abrumador a favor de la fusión entre AT&T y T-Mobile —y el rumor de la creación de casi 100 mil empleos nuevos de calidad en los Estados Unidos—, es bien posible que esas estadísticas cambien.

El presidente de la CWA, Larry Cohen, dice que la fusión —que aumentará la innovación actual de banda ancha— ha incluido un sindicato conjunto: el TU, que representa a trabajadores de T-Mobil de ambos lados del Atlántico.

En un esfuerzo por asegurar que los trabajadores no se pierdan en la confusión, la CWA ha redoblado sus esfuerzos por organizar sindicalmente a los empleados actuales de T-Mobile. La empresa T-Mobile, conocida en la industria por sus tácticas antisindicalistas, continúa desalentando la afiliación al sindicato y la representación. La compañía llegó incluso a tanto como a hacer volar a altos ejecutivos desde su sede hasta Nueva York, donde se están movilizando las campañas organizativas. La empresa taladró los oídos de los trabajadores con una arremetida de pláticas intimidatorias sobre cómo “mantener la flexibilidad y dejar afuera a terceras partes”.

“Para los trabajadores de T-Mobile USA que quieren tener una voz en su centro de trabajo, esta adquisición puede proporcionar un nuevo comienzo fresco con la gerencia de T-Mobile. Cerca de 42 mil empleados de movilidad ATT tienen representación sindical”, dijo Cohen en una declaración pública.

“Cientos de afiliados al TU en Estados Unidos darán la bienvenida a estas noticias, pues de todos los socios posibles, la AT&T significará una mejor estabilidad del empleo y con un historial directivo de total neutralidad respecto a la afiliación de trabajadores al sindicato y a la voz para negociar”, añadió.

Según una investigación reciente sobre la industria de comunicaciones, la fusión dará asimismo a los Estados Unidos la oportunidad de estar presente en el desarrollo de la tecnología de punta, con una verdadera banda ancha de alta velocidad, en lo cual hemos quedado atrás constantemente en los últimos años.

Con un costo de compra empresarial de $38 mil millones. la fusión permitirá a AT&T ofrecer un servicio de alta velocidad en banda ancha para un 95% del país, expandiendo el acceso a los pobladores en comunidades rurales.

Las sucias tácticas de T-Mobile no disuadieron a los trabajadores de Connecticut, quienes recientemente ganaron sus elecciones por representación sindical con una votación de 8-7. Las elecciones que involucraban a 15 técnicos fue una pequeña ganancia en cuanto al tamaño de la unidad pero un importante triunfo para la CWA y para los trabajadores de T-Mobile, como precedente.

Para los miembros del Sindicato Local 1298 de la CWA, su tarjeta sindical hace que sea más difícil que los cesen por recorte durante la reestructuración, y les ofrece sueldos seguros y planes de coberturas de los que tantos otros carecen en la industria, ya que están como empleados a voluntad.

Con AT&T, la CWA ve la oportunidad de lograr una verdadera asociación y el crecimiento de una mejor relación para los negocios, para los trabajadores y para las comunidades que les rodean. Se decía que Sprint era una seria competidora para la asociación, pero desde entonces ha quedado fuera del pacto.

“Los antecedentes muestran claramente que la fusión AT&T/T-Mobile será mejor para los consumidores y para la competencia, más que una combinación T-Mobile/Sprint. AT&T tiene los recursos financieros para desarrollar al máximo los valores de T-Mobile”, dijo Cohen.

Gwynne Marie Cobb.

Los descuentos sindicales se pueden encontrar en:
http://bit.ly/rdxK1X or http://www.uaw.org/articles/go-union-get-att-and-get-great-discount-too

Gracias al ROC, se ha hecho justicia

El centro de oportunidades para restaurantes Restaurant Opportunities Center-United (ROC-United) de Michigan no sólo dará servicio con una sonrisa, sino también con un plato adicional de justicia en su nuevo restaurant COLORS-Detroit.

El restaurante, abierto desde el 12 de septiembre, ofrecerá comida de abastecimiento local, empleos bien pagados y de propiedad de los trabajadores.

ROC-United es una organización que demanda justicia para la gente de la industria de servicios de alimentos que es frecuentemente ignorada, olvidada o ambas cosas.

El grupo se convirtió en una fuerza con la que había que tratar luego de una reciente victoria para los trabajadores en el restaurante Andiamo’s de Dearborn, Mich. ROC-United intervino y se mantuvo fuerte en defensa de los trabajadores durante una disputa que duró 15 meses. Los trabajadores lograron marcar una victoria sin precedentes a principios de este año, cuando los propietarios de Andiamo’s aceptaron un arreglo que incluyó lo siguiente:

  • Innovadoras medidas antidiscriminatorias.
  • Procedimientos para una completa resolución.
  • Capacitación a los empleados nuevos.
  • Políticas para descansos, uniformes y equipo.
  • Traducción de los procedimientos de empleo para quienes no hablan inglés.
  • Resolución de reclamos por discriminación de sueldos y empleo.

COLORS-Detroit será modelada a la manera de su restaurant insignia ROC’s de la ciudad de Nueva York. El restaurante es propiedad de los trabajadores, funciona como cooperativa, y promueve una alimentación ética, así como formas de empleo responsable, además de que es sede de programas de entrenamiento diurno de aptitudes en el empleo para los trabajadores restauranteros de bajos sueldos. COLORS opera como un restaurante completamente funcional durante las horas de servicio de cena en las noches.

ROC fue establecido en la ciudad de Nueva York en 2002, luego de los ataques terroristas del 11/sept., cuando 76 trabajadores del restaurante Windows on the World del World Trade Center murieron y otros 300 trabajadores perdieron su empleo. El primer restaurante COLORS abrió en 2006.

COLORS se ha expandido a escala nacional más allá de Nueva York y Detroit a Chicago, Nueva Orleans y Washington.

Para más información, visite rocunited.org.

 

La minuta del afiliado sindical


De izq. a der.: Darren Kalis y sus compañeros trabajadores Kevin Lytle y Russell Krish

Plantar las semillas de un buen entrenamiento da frutos que salvan la vida

Darren Kalis, de 32 años, vive en St. Johns, Mich, justo al norte de Lansing. Ha estado afiliado al Sindicato Local 2256 de la UAW más de 10 años, los primeros 2 como cuidador de zoológico. En los últimos 8 años, ha sido arborista en la División Forestal del Gobierno de la Ciudad de Lansing. La mayoría de los afiliados al Sindicato Local 2256 son trabajadores del servicio público municipal. Kalis se encarga de los árboles de la ciudad: mantenerlos, desde plantarlos hasta removerlos. Incluso ayuda a poner el gran árbol de Navidad enfrente del Capitolio de Michigan. Solidaridad se encontró con Kalis para preguntarle sobre algo más que hizo recientemente: salvar la vida de un compañero del trabajo.

—Usted salvó la vida de alguien en el trabajo. Qué asombroso. ¿Qué pasó?

—Hacía verdaderamente mucho calor ese día, a finales de junio de este año. De todos los lugares posibles, mis compañeros Kevin Lytle, Russel Krish y yo estábamos en un cementerio, tratando de remover un árbol de maple de 150 años. Acabábamos de terminar una larga jornada de trabajo al aire libre, y Kevin estaba en una canasta elevadora, a unos 75 pies del piso, trabajando en el árbol. Se bajó y se puso la mano en el pecho como si le estuviera doliendo. No era típico de él decir que algo le estaba lastimando. Yo esto lo sé porque todos nos conocemos muy bien entre nosotros, trabajando estrechamente a veces en situaciones peligrosas. Kevin estaba caminando de un lado a otro, y nosotros supimos que algo andaba mal. Nos pusimos al pendiente observándolo y preguntándole cómo estaba; se veía en su cara que estaba mal y se sentó. Después se acostó sobre su espalda pero dijo que no necesitaba una ambulancia. Yo sabía, por mi entrenamiento de salud y seguridad, que [en caso de ataque al corazón], usted debe darle inmediatamente una aspirina, sí que corrí al camión y cogí las aspirinas, y después llamé al 911. En la División Forestal, [todos los trabajadores de tiempo completo] tenemos capacitación para rescate cardiopulmonar  y primeros auxilios. Tenemos que ser capaces de salvar a alguien rápido si están en situaciones en las que los trabajadores de emergencia no pueden alcanzarlos inmediatamente, como es por ejemplo estar en una canasta elevadora a 75 pies del piso. Lo puse cómodo y lo preparé para hacerle el rescate cardiopulmonar. Ahí es cuando llegó la ambulancia. Se lo llevaron de prisa al hospital, y en 20 minutos le conectaron dos tubos al corazón. Los doctores dijeron que tuvo un ataque cardíaco masivo, y que si no hubiéramos llamado a la ambulancia, se habría muerto. No hubo ningún daño a su corazón. El hecho de que nos hayamos dado cuenta de que era serio y de que llamáramos por ayuda es lo que lo salvó.

—¿Qué pasó por su mente cuando le dijeron eso?

—Me dio escalofríos. Esa noche lo fui a visitar al hospital; quería ver si estaba consciente y vivo. Se veía muy bien.

—¿Su entrenamiento marcó una diferencia?

—Salvamos la vida de alguien por el entrenamiento. Vale totalmente la pena. También estamos entrenados en tomar conciencia de peligro eléctrico y en rescate aéreo. El trabajo en la industria del árbol es uno de los tres empleos más peligrosos: solamente por debajo de manejar un taxi y pescar cangrejos. Muchas municipalidades están usando cada vez más trabajadores de medio tiempo y no enfatizan la capacitación.

Joan Silvi.

 

James, el obrero del Jeep, representa una verdadera historia de éxito norteamericano

Joe el Plomero se va por un tubo


James Fayson entiende el papel crucial que la administración de Obama y la UAW jugaron en el rescate de la industria automotriz a escala doméstica

Hace cuatro años, un plomero sin licencia ni entrenamiento capturó los corazones de los conservadores con sus comentarios ampliamente inexactos sobre las propuestas de políticas hechas por el candidato presidencial Barack Obama.

Joe el Plomero desapareció después, se fue directo a la obscuridad, aunque probablemente quedaremos sujetos a su verborrea inspirada por el Tea Party cuando los conservadores levanten su base al prepararse para la campaña presidencial de 2012.

Pero esta vez lograremos oír a un verdadero trabajador estadounidense, alguien que conoce la lucha del duro trabajo, del quedar desempleado y del orgullo de ser llamado de vuelta a trabajar. Llegaremos a ver a un obrero que aprecia lo que pueden lograr juntos el gobierno, la industria y los sindicatos: el dramático giro de una industria crítica a través de sacrificios incontables y duros hechos por los afiliados a la UAW, con unas cuantas decisiones de negocios tomadas de manera inteligente, y con una Casa Blanca que no se cruzó de brazos diciendo: “Dejen que los mercados hagan lo que de todas formas harán”, cuando lo que estaba en juego era el futuro de millones de familias en Estados Unidos.

Conozca a James Fayson, también conocido como James, el Obrero del Jeep. Fayson será presentado en un documental de campaña sobre la decisión ahora reivindicada del presidente Obama de ayudar a rescatar a la industria automotriz estadounidense en 2009. Joe el Plomero puede gemir todo lo que quiera gritando “socialismo”, pero Fayson entiende de primera mano que, cuando las vidas están en juego, los ciudadanos exigen una acción inmediata del gobierno, no ideologías.

“Pasé muchas noches sin dormir, muchas preocupaciones —recuerda este afiliado al Sindicato Local 12 de la UAW, en Toledo, Ohio—. Pero hoy estoy aquí, y he regresado al trabajo. El Jeep ha sido el pan y el agua de mi vida”.

Regresar al trabajo después de un recorte de personal en 2009, cuando la industria se estaba encogiendo, tal vez no habría sido una opción para Fayson, este obrero de 36 años, si en lugar Barack Obama alguien más hubiera sido electo presidente. Legisladores tales como los senadores republicanos Bob Corker y Richard Shelby —de Tennessee y Alabama respectivamente—, intentaron activamente destruir los empleos representados por la UAW. Los inversionistas exigieron  que GM y la Chrysler fueran forzadas a declarar una bancarrota no estructurada, lo que equivale a disolverlas, junto con las decenas de miles de empleos representados por la UAW, así como con millones de empleos de abastecimiento y otras industrias.

Está claro que Obama entendió esto. Y, lo que es más importante: entendió que su prioridad número uno son las familias estadounidenses, no Wall Street y ciertamente no una ideología. El Presidente pudo establecer una vía de avance para la industria dentro de una bancarrota estructurada para GM y Chrysler que exigía duros sacrificios a los obreros sindicalizados y que exigía rendimiento de cuentas por parte de los fabricantes automotrices, a cambio de préstamos para mantener la industria en marcha durante la crisis.

Los resultados hablan por sí mismos: GM y Chrysler ya salieron de la bancarrota. Chrysler pagó sus préstamos al gobierno con seis años de anticipación. Desde que esas empresas emergieron de la bancarrota, la industria automotriz ha añadido por lo menos 115 mil empleos, lo cual ha sido, desde los años 90 el ritmo más rápido de crecimiento de empleos en la industria automotriz. Recientemente, GM invirtió 2 mil millones de dólares en 17 plantas distribuidas en 8 estados.

A la Ford Motor Co., que no usó financiamiento federal y que evitó la bancarrota, también le está yendo bien gracias a los dolorosos sacrificios que hicieron los agremiados a la UAW en 2007 y 2009. En abril, la Ford reportó ganancias de $2.4 mil millones en su segundo trimestre del año, y $2.6 mil millones en su primer trimestre, que fue el mejor desde 1998.

Fayson reconoce que el éxito de la planta Jeep —está trabajando 5 días a la semana, turnos de 10 horas, debido a la excepcionalmente alta demanda de vehículos—  se debe a la destreza y a la dedicación de sus compañeros trabajadores.

Por ello, cuando —en respuesta a una solicitud de la campaña de reelección de Obama— el presidente del Sindicato Local 12, Bruce Baumhower, pidió voluntarios para aparecer en un documental, Fayson rápidamente aceptó. Él había tenido que armarse de valor para tomar la decisión de declinar una oferta de pagar por su salida en 2009 cuando él estaba en cese por recorte. Pero a finales del año pasado fue llamado de vuelta al trabajo, y por ello está muy agradecido por la decisión del Presidente, que le permitió volver a instalar asientos en las líneas del Jeep Liberty y del Dodge Nitro.

La realización del documental se realizó en junio, en su casa, dos días antes de que el Presidente visitara Toledo para celebrar el éxito de la industria. Por supuesto, los medios de comunicación locales y nacionales lo buscaron para hacerle entrevistas que parecían interminables.

“Hasta la sexta entrevista no estuvo tan mal —recordó. Ese día di 13 entrevistas. Consumía mucha energía. Es que traté de hablar con el corazón en cada entrevista”.

Aunque el documental podría ser utilizado a nivel nacional, Fayson definitivamente no está buscando convertirse en una celebridad  política. A diferencia de Joe el Plomero —quien actualmente tiene un libro publicado, sitio electrónico, y un CD musical de próximo lanzamiento, y que ha usado muchísimo más de sus “15 minutos de fama”—, Fayson simplemente está agradecido y feliz de seguir yendo a la planta a hacer su turno y haciendo un gran trabajo para los clientes de Jeep.

“Esto es en lo que yo creo —expresó Fayson—. En trabajar todos los días”.

Vince Piscopo

 

GimmeFIVE


Todd Scott, a la izq., con su hijo de 20 años, Ryan, 20, en la marcha por una nación trabajando junta “One Nation Working Together “, en Washington, en oct. pasado.

En abril, el presidente del Sindicato Local 1296,Todd Scott, marchó por las calles de Waynesboro, Penn., para oponerse a una iniciativa de ley que prohibiría la afiliación sindical como condición de empleo. No era ésa la primera vez que Scott había hecho una caminata a las oficinas de los funcionarios oficiales electos. “Por eso es importante el Programa GimmeFIVE (DameCINCO)”, contó Scott, pues “antes, cuando me presentaba yo con algunos cuantos compañeros sindicales nada más, a nadie le importaba realmente. Pero cuando se presentan 110 personas, es diferente”. Scott se afilió hace unos 5 años a la UAW, cuando fue contratado como electricista en Johnson Controls Inc., anteriormente Frick Co. Unos 14 meses después fue elegido Presidente. Es esa clase de dedicación, dice, lo que lo hizo sentirse orgulloso de ser el primer miembro de la Región 8 de la UAW en ganar 5 chapas por su participación el programa DameCINCO/GimmeFIVE.

 —¿Por qué es importante para los miembros de la UAW que se involucren en la acción política?

 — Ésta es una lucha al rescate de la clase media, al rescate de los empleos y por la protección de nuestras comunidades. DameCINCO/GimmeFIVE nos da una manera de conectarnos y de defendernos como uno solo contra la legislación, contra los políticos y contra lo que sea que trate de venir a atacarnos.

 —¿Usted cómo cree que el programa de la UAW DameCINCO/GimmeFIVE aborda los problemas que está enfrentando nuestra unión sindical?

 —Hace un gran trabajo en alertarnos de múltiples maneras sobre los problemas que enfrentamos. Manda la información por correo-e y mensajes de texto que ayudan a difundir la palabra.

 —¿En qué trabajo voluntario o acciones políticas ha participado usted antes de estar en DameCINCO/GimmeFIVE?

 —Yo me enteré de que los Boy Scouts tienen una placa por trabajo. Cuando descubrí eso, me ofrecí de voluntario para hablar con los Boy Scouts sobre el sindicato. Los llevamos a que actuaran negociaciones de contratos. Cuando terminamos, recibí una linda carta de uno de ellos diciendo que cuando crezca, él quiere estar afiliado a un sindicato.

 —¿Cómo motiva a los afiliados en su sindicato local a que participen con el DameCINCO/GimmeFIVE?  

 —Una vez que la gente ve a todos defendiéndose como uno solo, se logra una diferencie y la gente se involucra más.

 

Sandra Davis.

 

Actualización sobre asuntos legislativos

Hagamos que las empresas y los ricos paguen su justa parte


Cómo reducir el deficit del presupuesto federal

No hay duda de que ese mar de números rojos en el que está ahora Estados Unidos llevaba años formándose.

Antes de que cubriera el nuevo plan del Congreso para reducir el déficit, cabe repetir que el presidente George W. Bush había heredado un superávit del presidente Bill Clinton cuando éste tomó posesión de su cargo en 2000.

El déficit actual es consecuencia directa de lo siguiente:

• The Bush income tax and estate tax cuts for the wealthy. Las exenciones de impuestos al ingreso y las exenciones de impuestos estatales que Bush impuso para los ricos.

• Las guerras en Irak y Afganistán.

• La Gran Recesión causada por falta de regulación para la codicia empresarial de Wall Street y los banqueros de hipotecas.

A principios de agosto, el Congreso aprobó la Ley de Control de Presupuesto de 2011 (ley BCA). Esta ley eleva el tope de endeudamiento hasta principios de 2013, de modo que no habrá otra votación en torno a ese asunto sino hasta después de las elecciones de 2012. También establece un plan para reducir el déficit federal más de $2.2 trillones a lo largo de 10 años.

El plan de reducción del déficit de esa llamada ley BCA está dividido en dos etapas:

La primera etapa exige cerca de 1 trillón de dólares en recortes al gasto discrecional a lo largo de 10 años. El gasto discrecional financia todas las agencias federales, incluyendo a la Administración de Salud y Seguridad Ocupacionales, al Departamento del Trabajo, a la Administración de Veteranos, al Departamento de la Defensa y a los Parques Nacionales. Además, ajusta el financiamiento federal para programas de vital importancia, tales como la educación pública, la capacitación del trabajador y los servicios jurídicos para los pobres. Los recortes en la primera etapa están respaldados, así que serán relativamente bajos en los primeros 2 años: el año fiscal 2012 (comenzando el 1 de oct. de 2011) y el de 2013, y aumentarán rápidamente en el año fiscal 2014 hasta cerca de $110 mil millones al año. Esto significa que el daño importante empieza a ocurrir después de la elección presidencial de 2012.

La fase dos del plan de reducción del déficit involucra a un comité extraordinario conjunto del Congreso, compuesto por 12 miembros, al que se le conoce como el “Supercomité”. Está a cargo de escribir un proyecto de ley para reducir el presupuesto federal otros $1.2 trillones a lo largo de 10 años. Todos los aspectos están en la mesa de consideración del Supercomité: programas obligatorios como el Seguro Social, Medicare y Medicaid, programas discrecionales y recaudadores de ingresos. El Supercomité debe reportarle a su legislatura el 23 de noviembre, y el Congreso debe votar al respecto a más tardar el 23 de diciembre. No se permite ninguna enmienda: va directo al voto en ambas cámaras. Se necesitan 60 votos en el Senado.

La postura de la organización UAW es que el déficit federal debe ser reducido haciendo que por fin los ricos y las grandes empresas paguen su justa parte de impuestos. Si tan sólo las corporaciones empresariales pagaran a la tarifa que pagaron en los años 50, habría más de $500 mil millones al año en ingreso adicional de impuestos y NINGÚN PROBLEMA de déficit en lo absoluto. Nos oponemos enérgicamente a que haya más recortes al gasto presupuestal y a cualquier recorte al Seguro Social, a Medicare, a Medicaid o a los programas que asisten a los estadounidenses de bajos ingresos.

En cambio, estamos cabildeando en el Congreso para que equilibre ese trillón de dólares con recortes al gasto en la fase uno sólo si el Supercomité eleva los ingresos en la fase dos.

Les pedimos a los miembros de la UAW que se sumen a nuestra insistencia a los congresistas para que aumenten el ingreso y las tasas de impuestos estatales a los más ricos y que cierren los huecos tributarios causados al permitir que grandes empresas como General Electric no pague nada de impuestos en 2010 por los $14 mil millones de dólares de ganancias que obtuvo.

Fuente: Depto. de Asuntos Legislativos, Gubernamentales e Internacionales de la UAW

 

La deducción del UAW V-CAP:
El dinero también importa

La UAW no puede usar el dinero de las cuotas sindicales para hacer contribuciones a los candidatos federales ni, en algunos estados (cuya cantidad constantemente aumenta), ya tampoco para candidatos a funcionarios públicos. Nuestra única forma de obtener apoyo monetario para muchos candidatos que están a favor de los sindicatos es mediante contribuciones voluntarias políticas hechas por los afiliados a la UAW. Estas contribuciones se destinan al fondo de acción política del Sindicato Internacional, el UAW V-CAP., en una cantidad de estados que constantemente aumenta

La deducción del UAW’s V-CAP permite que cada trabajador afiliado haga una modesta contribución cada mes para ayudar a la organización sindical a apoyar a los candidatos a los que les importan los obreros norteamericanos y sus empleos. Una contribución de 1 dólar al mes equivale a menos de un nickel al día. Una donación de $3.00 equivale solo a diez centavos al día, y así sucesivamente. 

Si su patrón no tiene un mecanismo de deducción automática funcionando, por favor comuníquese a su oficina regional de la UAW para saber cómo puede contribuir al UAW V-CAP y ayudar a proteger lo que hemos conseguido en la mesa de negociaciones para que no nos lo quiten en el Congreso.

 

Por un trabajo más seguro


La OSHA a los 40: No regresemos el reloj

Es difícil creer que hace poco más de 40 años la mayoría de los trabajadores en Estados Unidos no gozaba el derecho humano elemental de tener lugares de trabajo seguros.
De hecho, hace cuatro décadas, más de 14 000 morían cada año por accidentes en el lugar de trabajo. Otra cantidad incontable perdía la vida por exposición a materiales peligrosos, y miles de ellos se lesionaban.

Pero en 1970, el Congreso respondió a la demanda pública por tener lugares de trabajo menos peligrosos, y aprobó la Ley de Seguridad y Salud Ocupacionales. La necesidad era clara: demasiados trabajadores perdían la vida o quedaban gravemente lesionados en el trabajo.

La legislación histórica creó la OSHA, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales, para establecer y hacer cumplir los reglamentos normativos, y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales (NIOSH) para llevar a cabo estudios e investigaciones.

El entonces presidente Richard M. Nixon firmó la ley, a la que llamó “una de las piezas legislativas más importantes que haya aprobado jamás el Congreso de los Estados Unidos”.

Desde el primer día de la OSHA hacienda su trabajo ­—el 28 de abril de 1971— nuestra nación ha hecho progresos notables logrando dramáticas reducciones de heridas, lesiones, enfermedades y muertes en el centro de trabajo. La OSHA ha tratado riesgos mortales y graves peligros a la salud, y ha establecido normas de sentido común y programas de cooperación que han salvado vidas y evitado lesiones y heridas.

No quedad duda de que los lugares de trabajo en Estados Unidos están más protegidos que hace 40 años. Esto nos da esperanza y confianza en que la OSHA continuará marcando una diferencia duradera en la vida de los 130 millones de trabajadores de nuestra nación en los cerca de 9 millones de centros de trabajo.

Jennifer John.

 

Hablan los números: progreso dramático

Según datos del Consejo Nacional de Seguridad y la BLS (Oficina Federal de Estadísticas Laborales), la tasa de muertes en el trabajo ha bajado casi un 82% desde 1970, cuando se promulgó la ley OSHA. Esto es, de 18 muertes por cada 100 mil trabajadores a 3.3 muertes por cada 100 mil en 2009.

También según la BLS, en 2009 había 4340 muertes en los centros de trabajo debido a heridas traumáticas en 2009, lo que es un descenso de 2008, cuando se reportaron 5214.

¿Quién no está cubierto por la OSHA?

Aunque los índices de heridas y mortalidad han caído desde que la ley OSHA fue promulgada, millones de trabajadores carecen todavía de protección de la OSHA. Más de 8.2 empleados públicos estatales y locales no están cubiertos por la OSHA. Millones de trabajadores de la industria del transporte, incluyendo azafatas y sobrecargos, no están cubiertos por las protecciones de la OSHA

Presupuesto: usted haga las cuentas

En Estados Unidos existe 1 inspector de la OSHA por cada 57 984 trabajadores, en comparación con la escala normativa de la Organización Internacional del Trabajo que marca 1 inspector del trabajo por cada 10 mil trabajadores.

La administración federal de la OSHA tiene sólo cerca de 925 inspectores de seguridad y salud, lo que significa que pueden inspeccionar centros de trabajo con una frecuencia de 1 vez cada 129 años. Las administraciones federales de la OSHA, combinadas, tienen un total de 1293 inspectores, y pueden inspeccionar centros de trabajo con una frecuencia de 1 vez cada 67 años.
El presupuesto actual de la OSHA (año fiscal 2011) de $558.6 equivale a $4.14 por cada trabajador cubierto.

A fortalecer las leyes de seguridad ocupacional

Al cumplir 40 años de existencia, la Ley de Seguridad y Salud Ocupacionales no está actualizada. Millones de trabajadores carecen de cobertura; los castigos son débiles, y los derechos del trabajador de los sindicatos son muy limitados. El Congreso debe actuar para fortalecer las leyes de salud y seguridad

 

Arriba, Jim Van Dreumel, cuya esposa, Donna (fotografía al centro) murió el 2 de abril de 2010, en la explosión de la refinería Tesoro del estado de Washington Tesoro. Jim pasa caminando frente a las fotos de ella y de las otras 6 víctimas del accidente después de hablar en el servicio funerario conmemorativo en Anacortes, Wash.

Abajo, luto en los pueblos mineros de Coal River. Vigilia conmemorativa en Naoma, W. Virg., por los 29 mineros muertos en la explosion de abril de 2010 en la mina Massey Energy de Montcoal.

AP FILEPHOTOS

 

 

Lo que pasó después de 8 años de descuido

Durante ocho años, la administración Bush dio la espalda a los trabajadores y a la seguridad en el lugar de trabajo al ponerse del lado de sus amigos empresarios. El resultado fue que:

• No se atendieron peligros de suma importancia.
• Se recortó el presupuesto destinado a la seguridad ocupacional.
• La obligatoriedad forzosa fue substituida por un cumplimiento sólo voluntario.

Y, en ausencia de una supervisión gubernamental estricta y un cumplimiento, muchos patrones recortaron nuevamente sus esfuerzos por mantener la seguridad y la salud.

Lo que está pasando ahora con el presidente

Desde que asumió Obama su cargo, en enero de 2009, su administración ha aumentado el presupuesto destinado a la seguridad en el trabajo; ha incrementado el cumplimiento de normas y ha contratado a cientos de inspectores nuevos, restaurando los recortes que se hicieron durante la administración de Bush.

Tesoro Refinery explosion in Washington state a few days earlier that killed seven workers, and the BP/Transocean Gulf Coast oil rig explosion in Louisiana that claimed 11 workers’ lives.

Pero muchos trabajadores continúan estando en grave peligro, tal como lo demostró el desastre de la mina de cobre Massey Energy en el oeste de Virginia en abril de 2010, donde murieron 29 mineros. Y tal como lo mostró la explosión en la refinería Tesoro del estado de Washington unos cuantos días antes, donde murieron 7 trabajadores, así como la explosión del barco petrolero transoceánico BP en la costa del golfo, lo que causó la muerte de 11 trabajadores.

A pesar de todas estas tragedias, la nueva mayoría republicana en el Congreso ha lanzado un asalto masivo para recortar el presupuesto de la OSHA y cortar las protecciones al trabajador, bloquear las nuevas y volver a quitar las regulaciones existentes, lo que en esencia equivale a regresar el reloj de la salud y la seguridad del trabajador y ponerlo en un peligro mayor.

 

De los lectores


Concentrémonos en el pago a los altos ejecutivos

He notado artículos en los periódicos en línea de Detroit sobre las negociaciones de la UAW en el 2011 en la industria automotriz. Me parece que hay una constante atención preocupada por comparar  sueldos entre la UAW y el trasplante de trabajadores de Estados Unidos respecto a los obreros extranjeros.

¿Pero existe una preocupación similar sobre los paquetes de pago a los altos ejecutivos nacionales en comparación con los extranjeros?

Gary W. Gerweck
Jubilado miembro del Sindicato Local 723 de UAW.
Monroe, Mich.

Valioso reconocimiento a Bieber

Disfruté muy atentamente la lectura del número julio-agosto de Solidaridad. Fue buenísimo ver a Owen Bieber tan bien en lo que queda de las oficinas centrales de la Región 1D de la UAW.

El compañero Bieber recibió un homenaje del museo American Labor Museum durante su presidencia de la UAW. Fue un humilde y amable homenajeado.

Me hace feliz ver que siga siendo reconocido por su servicio a los compañeros y compañeras de la unión sindical.

Angélica Santomauro, directora. American Labor Museum
Haledon, N.J.
(Nota del editor: Para más información sobre el museo, visite: labormuseum.org.)

¿Qué es un “bandolero de los sindicatos”?

¿Qué es un miembro de un sindicato o un funcionario sindical?
En primer lugar, tienen que ser tu vecino de junto o la persona junto a la que te sientas en la iglesia, o quizás un respetado líder de tu comunidad. Pagan impuestos igual que tú y yo. Gracias a que tienen un empleo dignamente pagado, son capaces de aportar al vecindario en el que viven.

A mí me entristece cuando los medios de comunicación y otros usan términos como “los bandoleros de los sindicatos”. La mayoría de los miembros de las uniones sindicales son ciudadanos que obedecen la ley y que están ansiosos por contribuir al bienestar de su comunidad. Algunos, si no todos, provienen de un hogar humilde y crecieron con la idea de que, si trabajabas duramente y producías un gran producto para tu empleador, recibirías un pago justo por un día de trabajo y un lugar de trabajo seguro.

A lo mejor algún día tu hijo o tu hija trabajarán en un plantel sindicalizado. ¿Te gustaría que les llamaran “bandoleros de la unión”?

Bernie Faust
Jubilado presidente del Sindicato Local 291 de la UAW.
Oshkosh, Wis.
(Nota del editor: El compañero Faust ha sido miembro de la UAW durante 50 años.)

DEL BLOG DE LA AFL-CIO (blog.aflcio.org)

Informe: Los ricos tienen con qué pagar más impuestos

Comentario de James F. Litchfield

He oído decir que los ricos crearán empleos y reciben las exenciones de impuestos que desean. Ellos han creado muchísimos empleos: en China, India, Japón... nada más que no en Estados Unidos.
Del washingtonpost.com

 

Mitt Romney dice que “las corporaciones empresariales son la gente”

Comentario de Joel Asa Miller

¿Funciona igual a la inversa? Si tal es el caso, entonces la gente se convierte en empresas, y todos tenemos el derecho a recibir grandes exenciones de impuestos, un limitado rendimiento de cuentas y tarifas más bajas de impuestos.
De: plunderbund.com

[Exclusiva:] Lo que el Despacho no informará sobre su historia de “negociaciones” de la iniciativa de ley senatorial SB 5

Si usted siguió el Despacho (en este sitio) esta semana, no hay duda de que vio la reciente tocada de tambores sobre qué lamentable es que el movimiento laboral no se siente y trate de trabajar por un compromiso con la iniciativa de ley del Senado SB 5. Yo la he llamado una historia totalmente prefabricada por el Despacho de Columbus (Ohio).

Comentario de Allen Knish

La propaganda de prensa de Kasich está fuerte y active en Columbus. Quienquiera que crea que Kasich ofreció sentarse a negociar con las uniones sindicales cualquier forma de concesiones le compraría a un vendedor ambulante propiedades frente al océano en Arizona.
De news.yahoo.com

Los republicanos de Estados Unidos enfrentan una desaprobación sin precedentes: encuesta

Lean en las noticias de Yahoo: “Los republicanos de Estados Unidos enfrentan una desaprobación sin precedentes: encuesta”. Casi cada tres de cinco estadounidenses tienen una opinión desfavorable de los republicanos, en todo momento alta, y dos de cada cinco no quieren que su propio congresista sea reelegido.

Comentario de Caroline J. Campbell

Ahora, me preguntó cómo pasó eso…

Comentario de Brad Millspaugh

¡Asegurémonos de votar por que se vayan!

Comentario de Steve Andreotti

Voten por el republicano: el amigo del obrero

(Nota del editor: Si usted quiere poner un comentario para su posible uso en la revista Solidaridad, por favor visite la página de Facebook del sindicato internacional UAW, y síganos en Twitter.)

 

Del Presidentet


Necesitamos políticas económicas que mantengan a los Estados Unidos como una nación de clase media

Las decisiones que estará tomando el Congreso en los próximos meses sobre cómo abordar el déficit a largo plazo de la nación tendrán un gran impacto respecto a la cuestión de si seguiremos siendo un país mayoritariamente poblado por la clase media. El reportaje de la portada de este número exhibe muchos de los mitos perpetrados por los conservadores derechistas con una única devoción por la creación y la expansión de fortunas a expensas de una sociedad igualitaria.

Es vital que los sindicalistas hablemos con nuestros amigos y vecinos para disipar estas falsedades y para indicarles a nuestros congresistas que no debemos equilibrar el presupuesto a expensas de perder nuestra clase media. Las decisiones presupuestarias de hoy determinarán si nuestros hijos y nietos van a tener seguridad económica y oportunidades, o si en lugar de eso van a heredar una nación profundamente dividida entre ricos y pobres, en la que la jubilación segura, el seguro médico y las oportunidades escolares sean cosa del pasado.

Las comparaciones entre la actual situación económica de los Estados Unidos y las de otros países industrializados avanzados en el mundo muestran un panorama alarmante de los efectos que han tenido las políticas derechistas en nuestra sociedad.

La distribución del ingreso en Estados Unidos es más desigual que en cualquier otro país industrializado avanzado. Entre las 34 naciones que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo Turquía, México y Chile son más desiguales.

Los Estados Unidos ocupan el lugar 31 en la lista de índices de pobreza medidos con base en el ingreso mediano; sólo Israel, México y Chile tienen índices de pobreza más altos. Mientras que el promedio de la tasa de pobreza entre estas naciones es del 11.1%, el de los Estados Unidos es del 17.3%.  Más del 21% de los niños en Estados Unidos viven dentro de los índices que marcan una vida en la pobreza, mientras que en otras naciones industrializadas, esa misma cifra es en promedio del 12.3%.

Aunque Estados Unidos gasta más en atención médica que cualquier otra de las naciones desarrolladas industrialmente, nosotros tenemos el lugar 25 en la lista de expectativa de duración de vida y el número 26 en mortalidad infantil. Si Estados Unidos tuviera la misma tasa de mortalidad infantil que en Eslovenia, habrían celebrado su cumpleaños en Estados Unidos 17 mil niños más.

Además, Estados Unidos es el único país de la OCDE donde está declinando la cantidad de graduados de la escuela secundaria. Entre los jubilados de hoy, Estados Unidos ocupaba el primer lugar en porcentajes de los que se graduaban de la escuela secundaria. En cambio, entre los jóvenes de 25 a 34 años, ocupamos el 11avo. lugar.

La razón de estas trágicas y alarmantes estadísticas no es que nuestra nación no tenga dinero para sacar a la gente de la pobreza o para educar a nuestros jóvenes o para dar atención médica universal. De las naciones de la OCDE, sólo Noruega y Luxemburgo tienen un Producto Interno Bruto (PIB) más alto que el de Estados Unidos. En otras palabras: ocupamos el tercer lugar en términos del total de riqueza en relación con la cantidad de habitantes.

La razón de que haya una distribución tan desigual del ingreso y tanta pobreza es que los Estados Unidos escatiman en gasto social. Nuestra nación ocupa el 30avo. lugar de entre 33 naciones en nivel de la cantidad de impuestos. Al revés de cómo dice la encendida retórica de muchos derechistas, Estados Unidos ya es un país de bajos impuestos.

Y para las grandes corporaciones empresariales, Estados Unidos es un país con impuestos muy bajos. De los 31 países avanzados, ocupamos el lugar 30 en lo que respecta a cobro de impuestos a las grandes empresas. Si nuestra nación hubiera cobrado impuestos al ingreso empresarial en un promedio igual al de los países de la OCDE, habríamos recaudado 243 mil millones de dólares adicionales en 2008.

Si el Congreso siguiera el consejo del Tea Party, los impuestos bajarían aún más, y la desigualdad del ingreso y la inseguridad económica serían todavía peores. Las grandes empresas libremente harían subcontrataciones externas en una carrera en descenso y sin fondo para encontrar la mano de obra más barata del mundo.

La derecha está usando el déficit como una oportunidad para implantar lo que por largo tiempo ha permanecido como su agenda de destruir los programas que protegen a la clase media, tales como el Seguro Social y Medicare. Los ataques al derecho a la negociación colectiva perjudicarían la eficacia de nuestros empleados públicos y silenciarían la voz de todos los trabajadores.

Cuando el presidente Clinton dejó su cargo, Estados Unidos tenía un superávit, no un déficit. El déficit actual se desarrolló no sólo por la recesión y las guerras, sino también por las enormes exenciones de impuestos para los ricos. Es hora de que los ricos paguen su parte para volver a poner a la nación en marcha.

Para empezar a crear empleos en Estados Unidos y reconstruir a la clase media estadounidense, el Congreso debe hacer dos cosas. La primera es que debe invertir en infraestructura, investigación y desarrollo, y en capacitación laboral.

La segunda es que debe encontrar recursos de ingresos provenientes de los ricos y de las grandes empresas que necesitan entrar en la plataforma de acción y aportar lo que les corresponde para mantener la grandeza de nuestra nación.

Tomando estas acciones, Estados Unidos puede reducir su déficit de largo plazo, reconstruir su base de manufactura y crear buenos empleos.

Nuestra gran clase media se ha construido sobre un compacto social, sobre un entendimiento de que nuestros valores no permiten una sociedad con una enorme distancia entre aquellos que gozan de una fortuna exorbitante y aquellos que están bajo tensión sólo para apenas sostenerse.

Como sindicalistas, debemos usar nuestras voces y llamar al regreso de ese compacto social, con impuestos justos y una inversión en los empleos de la clase media estadounidense.